Quim Monzó – Un invierno en Caborca

Quim Monzó - Un invierno en Caborca

Aparte de ir a la playa a nutrir futuros carcinomas, en Mallorca es cita obligada de los turistas visitar la celda de la cartuja de Valldemossa donde, según explican, vivió Chopin. La visita incluye la contemplación del piano que tocó durante su estancia en la isla.

Pues bien: anteayer se supo que Chopin y su señora –George Sand– no vivieron en esa celda ni él tocó el piano que enseñan. Lo dictamina la sentencia de un juzgado de Palma. Efe distribuyó anteayer una nota: “La resolución responde a la demanda presentada por la propietaria de la celda número 4 de la cartuja contra la sociedad propietaria de la celda número 2, que es la que se abre al público como aquélla en la que el músico, la escritora francesa y los hijos de ésta vivieron del 15 de diciembre de 1838 al 11 de febrero de 1839. Según la sentencia, fue en la celda número 4 –conocida en la época como la 3– donde realmente moró el artista, por lo que exige a la propietaria de la número 2 –antiguamente la 1– que deje de publicitarla”.

La sentencia se basa, por un lado, en los paisajes que Sand y uno de sus hijos dibujaban. Sólo pudieron hacerse desde la celda 4. Por otro, el testimonio de un hombre de la época. Para acabar, cartas de Sand, del banquero que le cobraba el alquiler y de Ignasi Duran, que vivía en la celda antes de que Chopin llegase. Dice Efe: “En una de las cartas, Duran pide al banquero que localice al propietario de la ‘celda número 3’, que era un cura de la iglesia palmesana de Sant Nicolau, y luego, en otra, indica que ‘una señora francesa’ podría comprarle los muebles que había acumulado en la celda cuando vivía en ella. En otras cartas, el banquero anota la venta de los muebles y en una misiva Sand narra a una condesa cómo era la celda, ‘de tres habitaciones y un jardín lleno de limoneros’, descripción que coincide con la actual número 4”. Sobre el piano, la sentencia concluye que difícilmente pudo Chopin tocarlo entre diciembre de 1838 y febrero de 1839 ya que fue construido después de 1850.

Restituir la autenticidad de los hechos es justo y lógico, en aras de la verdad y la historia. Pero, si sólo fuese por los turistas, no valdría la penamolestarse. Para la inmensa mayoría de ellos la autenticidad tiene escasa importancia, porque lo que les gusta es revolcarse en la mitomanía, y que sea aproximada les da igual. ¿Creen que los que visitan Florencia y contemplan el David de Miguel Ángel que hay en la Piazza della Signoria sin saber que es una copia se llevarían una decepción si lo supiesen? Hará cosa de diez años, me encontré, frente al edificio de Les Punxes, a unos turistas con mapa. Observaban alternativamente al mapa y al edificio y, señalando a este, para salir de dudas me preguntaron: “¿Gaudí?”. Para no defraudarlos les dije que sí. Es tan fácil hacerlos felices. Tengan por seguro que les importa un pito si la celda de Chopin fue la 4 o la 2.

www.lavanguardia.es

Article
, ,
Menú