The Infinite Jukebox: cuando un track no basta

 En Interactive, Music

Esta canción que nos mueve tanto, nos arranca lágrimas o nos hace pegar saltos, deja nuestra imaginación vagar: cómo nos gustaría que tuviera un loop infinito, ¿verdad? El artista Paul Lamere lo ha hecho realidad, en el marco del Music Hackday del MIT, y se llama The Infinite Jukebox.

La pagina tiene una interfaz muy sencilla donde escoger la canción de una de las listas o directamente cargarla en mp3, y en cuestión de segundos aparece un círculo de colores con parábolas que vinculan puntos a otros, marcando los puntos de repetición. La canción se sube a través de EcoNest que la descompone en beats individuales; cada uno es analizado y puesto en correspondencia con otro similar de la canción.

Dale al play o como si de un vinilo se tratará, deposita la aguja donde más te apetezca: el marcador va pasando por los puntos marcados, señalando el inicio de una parábola, para cuando llegue al otro extremo, retorne a este punto de la canción. Cuanto más repetitiva la canción, más conexiones se crean dentro del círculo: su máxima expresión, supongo, sería un Infinite Jukebox de Nyan Cat, una especia de Nyan Cat dentro del Nyan Cat.

The Infinite Jukebox, Nyan Cat

Este ejercicio musical, que en un principio me recordó al Anatomy of a Mashup de Cameron Adams, está inspirado en el Infinite Gangnam Style creado ya por Paul Lamere, sobre la pieza del cantante surcoreano de K-pop: PSY. Si no lo conoces, date el gusto del momento “freak” de hoy; ojo al dato: su vídeo en YouTube podría alcanzar el billón de visitas, superando al “Baby” del mismísimo Justin Bieber. Sin comentarios.

Fuente: Web Designer Depot’s Newsletter

Recent Posts

Dejar un comentario

Empieza a escribir y pulse Intro para buscar

Comprar el look de raperos sobre su videoclipSnow Fall, el New York Times y el periodismo multimedia
Menu Title