Snow Fall, el New York Times y el periodismo multimedia

 En Interactive

Hace algo de un mes, asistí a una jornada organizada por la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España) que, bajo el título de “Medios de comunicación: hacia un cambio de modelo”, invitaba a directores de grandes periódicos nacionales a debatir sobre el futuro del periodismo y los medios: algunos apuestan por un modelo más bien cerrado con contenidos de pago, otros por sistemas más abiertos de suscripciones. Ante la hecatombe que sufre esta profesión, parece que mayor parte de ellos dedican más tiempo a especular sobre modelos de negocio en vez de reflexionar sobre la calidad de los contenidos, pero como apostillaba Isidoro Nicieza “sin calidad no hay modelo de negocio; con la calidad llega la publicidad, pero ahora sólo hablamos de publicidad” y Benjamí Villoslada remarcaba que al fin y al cabo, “el dinero está en los oídos, en saber escuchar a la comunidad, que es inteligente”.

La calidad de los contenidos es la clave, algo que una cabecera como el New York Times siempre ha tenido claro, y nos lo demuestra con Snow Fall, un experimento donde se asocian storytelling, el arte de contar historias, y UX: User Experience (Experiencia de Usuario, en inglés), donde periodismo de investigación y formato multimedia van de la mano, marcando un posible nuevo camino para la publicación de contenidos largos en el ámbito periodístico, de manera atractiva para los lectores como para los posibles anunciantes. Si hace par de años, el libro digital ‘Our Choice’ de Al Gore desarrollado por Push Pop Press se hizo con premio Apple Design Award 2011 y dio mucho que hablar sobre cómo podrían ser las publicaciones digitales en el futuro, se acabaron las esperanzas de ver salir algún día una plataforma basada en el sistema desarrollado por Mike Matas y su equipo cuando Facebook compró la empresa unos meses más tarde. Y desde entonces, no se habían visto propuestas multimedia de gran escala, realmente destacables para nuevos soportes, tanto en forma como fondo.

Snow Fall, el New York Times y el periodismo multimedia

En el microsite (un sitio dedicado a un sólo tema) de Snow Fall, el periodista John Branch reporta el dramático episodio de la avalancha de Tunnel Creek en el estado de Washington, donde 16 esquiadores y snowboarders tuvieron que enfrentarse a la peligrosa situación. Lo que podría haber sido desde una noticia corta hasta un artículo algo más extenso de dominical se convierte en un reportaje de fondo, un relato en sí de cuatro capítulos, apoyado por vídeos, testimonios, mapas interactivos y fotos que se enlazan con el texto principal. Su autor entra directamente en la acción: describe con vivacidad, detalle y ritmo como Elyse, una esquiadora profesional, es atrapada por una avalancha. La atención del lector también queda atrapada: un vídeo testimonio de la propia Elyse nos indica que ha salido indemne, pero queremos saber cómo, qué pasó. Paciencia. Como buen guionista que ha sabido captar el interés de su audiencia, John Branch sigue con una puesta en contexto de Tunnel Creek, su geografía, su historia y como es hoy en día el paraíso de los amantes de nieve virgen a pesar de los fuertes riesgos de aludes; fotografías de archivo y vídeo acompañan la descripción. Una vez plantado el decorado, introduce los diferentes protagonistas, como surge entre cervezas, la idea de salir a esquiar a Tunnel Creek el domingo; en el margen derecho del texto aparecen los retratos de cada uno, con acceso a una fotogalería propia con 5 o 6 imágenes donde aparecen de niño, adolescente y adulto siempre en un contexto deportivo: las fotos refuerzan la idea que nos hacemos de ellos, les ponemos cara, son personas de carne y hueso, no sólo unos nombres en un artículo. El primer capítulo se cierra sobre una imagen satélite de la evolución de la meteorología lo largo de los tres días anteriores al incidente y está frase premonitoria: “Each snowflake added to the depth, and each snowflake added to the weight. It might take a million snowflakes for a skier to notice the difference. It might take just one for a mountain to move”.

A lo largo de los 5 capítulos siguientes, John Branch relata como los diferentes miembros del grupo preparan la excursión por la mañana, con cascos, luces de emergencia, pala y sonda (unas reglas no escritas para esquiadores fuera de pista), disfrutan del momento con su familia, desayunan: las fotografías transmiten esta calma de la cotidianidad, antes de la ascensión y la caminata hasta la cima. Una vez arriba, los que nunca han estado en Tunnel Creek empiezan a dudar, a pesar de ser profesionales eméritos y campeones de competiciones de ski. Pero el grupo sigue adelante y mientras avanza el relato de la bajada y el lector hace scroll para seguir leyendo, el mapa contextual ilustra las rutas escogidas por los miembros del grupo, con fotos y vídeos. ‘Blur of White’ nos devuelve a la primera parte del relato: Elyse, la avalancha recreada virtualmente, el silencio. Vendrán luego las primeras llamadas a los servicios de emergencia, reproducidas en el artículo, la búsqueda de los sobrevivientes, de las víctimas, la llegada de los voluntarios, como se organizan las búsquedas, los esfuerzos de los paramédicos, el anuncio a las familias de los difuntos. Fue una avalancha entre tantas, ni siquiera la más mortal del año, pero sin dejar de lado el rigor periodístico del relato, John Branch ha sabido involucrar emocionalmente a su lector en la historia: a lo largo de estos 6 capítulos, nos familiarizamos con Tim, Chris, Megan, Jim, Elyse, Johnny, Dan y los demás, no sólo a través de la palabras, sino también de las imágenes, los vídeos, las voces.

La creación de contenidos digitales no consiste sólo en trasladarlos del papel a la pantalla como van lo hacen mayor parte de los periódicos, sino buscar aportar algo más a la experiencia de la lectura, como lo promueve la plataforma Atavist que, desde hace un par de años, ofrece la posibilidad de crear contenidos multimedia y consumirlos a través de una app.

Gracias al protagonismo creciente de los tablets, los lectores ya no están condicionados a leer sentados detrás de un ordenador, sino que lo pueden hacer desde el sofá, en una posición más relajada y propensa una atención sostenida: “La actitud es determinante en el momento de aceptar según qué contenidos y la postura determina la actitud”, estamos en el auge del Slow Internet y del consumo de contenidos largos, contenidos por los cuales la audiencia estaría dispuesta a pagar y donde una publicidad discreta puede también ser una valiosa fuente de ingresos. Por supuesto, no se trata de convertir cada artículo en un Snow Fall (por, entre otros, sus elevados costes de producción), pero no deja de ser una opción a tener en cuenta a la hora de ampliar oferta de contenidos y formatos. De hecho, Newsweek anunciaba recientemente el rediseño de su edición digital, retomando la pauta de composición de textos largos acompañados de fotografías y vídeos, a pantalla completa y el Chicago Tribune ofrece suscripciones a reportajes premium como His Saving Grace, la historia de Curtis Duffy, de su infancia difícil a su carrera como chef.

La presentación de contenidos multimedia en pagina continúa está cada vez más a la orden del día, en cuanto a diseño y experiencia de usuario; una vez cargada la web, la navegación se realiza por scroll o saltos de secciones por menú, transmitiendo una sensación de continuidad y coherencia en los contenidos, evitando así los tiempos de espera entre carga de pagina y otra. Progresivamente nos alejamos del formato del libro físico tal y como lo conocemos, con sus cambios de pagina, para regresar a los rollos de papyrus, es decir, contenidos largos y continuos: la red nos trae pequeñas joyas como Glitter in the Dark o Every Last Drop.

Pitchfork: Glitter in the Dark
Nike: Air Jordan
Outside the Lines: The Long, Strange Trip of Dock Ellis
Every Last Drop

Fuentes: MediaBistro y Medium

Entradas recomendadas
Comments
pingbacks / trackbacks

Dejar un comentario

Empieza a escribir y pulse Intro para buscar

The Infinite Jukebox, AdeleAdiós PowerPoint... ¡Hola Bunkr!
Menu Title